Home públicaárea públicaárea profesional
Quiénes somosContacte con Fresenius Kabi Nutrición Enteral
Necesidades Nutricionales Especiales Definición Recomendaciones Nutricionales Enlaces de interés
 
ALERGIAS ALIMENTARIAS
ALZHEIMER
CÁNCER
DIABETES
DIARREA
DISFAGIA
ENFERMEDAD CELÍACA
ENFERMEDAD DE CROHN
ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES
ESTREÑIMIENTO
FIBROSIS QUÍSTICA
FÍSTULAS DIGESTIVAS
OBESIDAD
OSTEOPOROSIS
PACIENTES QUEMADOS
PANCREATITIS
SEPSIS
SIDA
SÍNDROME DEL INTESTINO CORTO
ÚLCERAS POR PRESIÓN
 
Reducir tamaño de texto Ampliar tamaño de texto
   
     
 

1. ¿QUÉ ES?

La disfagia es la dificultad que surge al tragar alimentos líquidos y/o sólidos entorpeciendo su paso desde la boca hasta el estómago.

Las consecuencias de la disfagia pueden ser desde malestar hasta pérdida de peso, malnutrición, deshidratación, asfixia, además del riesgo de bronco-aspiración que puede provocar neumonía u otros problemas.

Figura 1. Fases de una deglución normal



1.1. ¿Cómo se clasifica?

Existen dos tipos de disfagia:

orofaríngea: presenta dificultad sobre todo con los alimentos líquidos. Se debe a un trastorno del movimiento muscular de la faringe que dificulta el paso de los alimentos a través de ella.

esofágica: se debe a trastornos de obstrucción, de movimiento o sensitivos.



1.2. ¿Quién la padece?

La disfagia es muy común en personas de edad avanzada, así como un alto porcentaje de personas sometidas a cuidados a largo plazo. También es frecuente la disfagia en personas que han sufrido un accidente cerebro-vascular o con trastornos neurológicos.



1.3. ¿Cuáles son sus causas?

Cuando la disfagia es de origen mecánico presenta dificultad exclusiva para deglutir sólidos. Puede estar producido por:

Deglución de alimentos demasiado grandes o cuerpos extraños que obstruyen el camino hacia el estómago.

Alteraciones de la faringe o esófago.

Alteraciones de órganos adyacentes por tumores, etc.

En cambio, cuando la disfagia es de tipo neuromuscular la dificultad se presenta tanto para tragar líquidos como sólidos. En este caso el problema viene dado por:

Alteraciones del músculo responsable de la deglución (Parkinson, esclerosis múltiple, etc.).

Cirugía local



1.4. ¿Cómo se diagnostica?

Se evalúa lo siguiente:

Función oral del enfermo: capacidad de masticación, salivación, etc.

Reflejos de deglución.

Función de la laringe.

Se inspecciona la boca para detectar posibles lesiones en los labios, lengua o paladar. También se explora el cuello para ver si existen bultos. Hay que tener en cuenta los fármacos que esté tomando el enfermo para descartar posibles interacciones con la función de tragar.

Además de estas pruebas, para completar la exploración, existen determinadas técnicas como la nasoendoscopia, radiografías, etc., que se realizaran sólo en los casos necesarios.

Signos primarios de un problema de deglución:

el alimento queda debajo del paladar, en las mejillas o contra el paladar.
movimientos exagerados de la lengua.

 
     
   
     
Fresenius Kabi España, S.A. Aviso legal Recomendar página Añadir página a favoritos Mapa web